Click acá para ir directamente al contenido
Hipótesis para el caso chileno: 
1) Las personas que viven en un entorno social más diverso, como consecuencia de la inmigración, tendrán actitudes más negativas hacia la inmigración.
-Diversidad y balance demográfico de inmigrantes: este grupo suele asentarse en los cascos históricos de las ciudades por menores costos, facilidad de acceso y oportunidades laborales.
-Es posible que las actitudes hacia la inmigración sean diferentes en las zonas donde todavía predominan aquellos grupos de extranjeros que eran mayoría en el año 2002 (peruanos, argentinos y europeos), en comparación con aquellas zonas donde predominan inmigrantes recientes (venezolanos, colombianos, haitianos).
2) La relación negativa entre actitudes anti inmigración y diversidad del entorno, como consecuencia de la inmigración, se verá amplificada cuando las percepciones de la economía del país son negativas.
-Según Wood y King (2001), los medios pueden intervenir en el proceso de inmigración y en la experiencia individual y colectiva de la inmigración de tres maneras: la primera consiste en que las imágenes transmitidas sobre el país de destino pueden ser una importante fuente de información para potenciales migrantes ya que pueden concebirse como un estímulo para ellos; la segunda, ya en el país de acogida, sostiene que los medios, actuando de portavoz de las élites, difunden discursos que han demostrado ser influyentes en la construcción de imágenes sobre los inmigrantes; finalmente, en tercer lugar, pueden jugar un rol en la integración por medio de la creación de contenidos que ayuden a los inmigrantes a “sentirse en casa”, a través del cine, tv y música.

A OTROS USUARIOS LES HAN INTERESADO ESTOS PODCASTS