Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 31 de julio de 2022

El rayado de cancha de la Contraloría

Paula Comandari Paula Comandari

¿Qué convenció a Jorge Bermúdez de iniciar una investigación en La Moneda? ¿Quiénes componen la unidad a cargo del proceso? ¿Podría el contralor ir más allá de esta intervención? Aquí, el detalle de una decisión que pone en punto suspensivo el actuar del gobierno, frente a la neutralidad que debe tener en la campaña para el plebiscito que definirá el futuro de la propuesta de Nueva Constitución.

Paula Comandari

Fue María Regina Ramírez, auditora de la Universidad Católica de Valparaíso, quien dirigió la comitiva que llegó hasta La Moneda Bicentenario, el miércoles pasado, para solicitar a la Secretaría General de Gobierno (Segegob) la información que Contraloría requería para iniciar una investigación por las denuncias de intervencionismo que el Partido Republicano levantó contra de la administración Boric.

La mujer no es una cara nueva en el ente fiscalizador. Llegó hace 21 años a la institución y desde entonces se ha dedicado a auditar distintas materias, hasta convertirse en jefa de la Unidad de Asesorías Especiales. La componen 25 personas, las que tienen a su cargo indagaciones que no son parte de la planificación habitual, ni mapeadas en la matriz de riesgo.

Las materias que investiga esta unidad son todos temas transversales, contingentes y que involucran a más de una autoridad o servicios públicos. Por eso, es el único departamento del organismo que tiene facultades para fiscalizar cualquier dependencia del Estado a lo largo del país sin autorización de las Contralorías regionales.

Hay varios asuntos de interés que han llegado hasta allí. De hecho, fue este departamento el que estuvo a cargo de las supuestas ilegalidades en la instalación de proyectos inmobiliarios en la zona del aeropuerto en Pudahuel; y también analizó las denuncias sobre irregularidades en la división Salvador de Codelco. Ahora, se encuentra casi con dedicación exclusiva a la causa que involucra a Palacio.

Todo esto, después de que el contralor Jorge Bermúdez tomara la decisión de abrir un proceso. La medida estuvo influida por varios factores. Entre ellos, la molestia que generó la poca atención que varias autoridades del Ejecutivo parecieron darles a las advertencias que la Contraloría hizo previamente, incluido un instructivo, varios sumarios y la intervención que el propio Bermúdez hizo en el Patio de los Naranjos, en La Moneda, para señalar que “prescindencia es neutralidad”, luego de reunirse con el presidente Boric a fines de abril.

La medida estuvo influida por varios factores. Entre ellos (...) la intervención que el propio Bermúdez hizo en el Patio de los Naranjos, en La Moneda, para señalar que “prescindencia es neutralidad”, luego de reunirse con el presidente Boric.

Tampoco pasaron inadvertidas en el ente fiscalizador las amenazas que hicieron dirigentes de los partidos de oposición en los últimos días sobre presentar una eventual acusación constitucional en contra de Bermúdez por abandono de funciones, argumentando un lento accionar para investigar las denuncias en contra del supuesto intervencionismo en la campaña del Apruebo por parte del Ejecutivo.

Ahora, el equipo liderado por Ramírez tiene una instrucción clara: investigar con la mayor celeridad posible el actuar del Gobierno en la campaña plebiscitaria de modo de tener un resultado pronto. De hecho, fuentes al interior del organismo aseguran que si hay o no hay irregularidades es una cuestión que se conocerá, sí o sí, antes del 4 de septiembre.

Fuentes al interior del organismo aseguran que si hay o no hay irregularidades es una cuestión que se conocerá, sí o sí, antes del 4 de septiembre.

Por lo mismo, el organismo solicitó a la Segegob enviar en los próximos días el presupuesto de la cartera, las órdenes de compra, las boletas y facturas de las campañas comunicacionales “Chile Vota Informado” y “Hagamos Historia”. También pidió acceso a cuentas bancarias.

Esto, porque el foco de la Contraloría es dilucidar si La Moneda ha actuado dentro del marco legal. Es decir, si los gastos se ajustan a la partida, si existe la evidencia para demostrarlo y si hay hilos para llegar a otros ministerios e incluso a la propia Presidencia, sobre todo tras los mensajes del organismo que señalan que “el Gobierno está jugando al límite”.

El foco de la Contraloría es dilucidar si La Moneda ha actuado dentro del marco legal. Es decir, si los gastos se ajustan a la partida, si existe la evidencia para demostrarlo y si hay hilos para llegar a otros ministerios e incluso a la propia Presidencia.

La idea, entonces, es revisar y analizar los movimientos en detalle, pero con rapidez, y ver así si realmente cuadran con la caja; o, de lo contrario, resolverse si efectivamente parte de los recursos para esas campañas fueron a parar a los gobernadores con el fin de ir en favor del Apruebo e incluso para comprar merchandising, como sugieren algunos de los parlamentarios oficialistas.

Además, en Contraloría ya dibujan un mapeo de las estructuras societarias de todas las empresas que prestan servicio en materia comunicacional a la Vocería de Gobierno, algunas de las cuales han cerrado negocios con el ministerio bajo el cuestionado trato directo. Lo anterior con un propósito en mente: averiguar sí aquí se habría configurado algún conflicto de interés.

La rapidez con la que avance la investigación depende, en todo caso, de si el Gobierno cumple con su compromiso de colaborar y envían la documentación a tiempo. Mientras tanto, muchos se preguntan si este proceso investigativo será un elemento disuasivo en el accionar del Ejecutivo en las próximas semanas de campaña.

Y si bien algunos consideran que de poco y nada sirve, otros, en cambio, apuestan a que este es un hecho político y que condiciona a las autoridades a ser más cuidadosas y prudentes, sobre todo por la percepción que estas intervenciones pueden generar en la ciudadanía.

Paula Comandari