Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 3 de abril de 2022

En qué está la Argentina que recibe a Boric

El primer país que visita el nuevo Presidente chileno se debate entre un “matrimonio” presidencial que no se habla y una crisis que no se veía desde la renuncia de Fernando de la Rúa en el 2001.

Andrea Vial

Es tan fácil estar bien en la buenas, pero en las malas, cuando nada te une, salvo el enemigo común, se hace demasiado cuesta arriba. En parte, es lo que le ocurre a Alberto y Cristina Fernández, porque ni siquiera la inquina al ex presidente Mauricio Macri puede salvarlos.

Lo cierto es que Gabriel Boric llegará a un país gobernado por una pareja que, según la prensa trasandina, no se tolera. Es más, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, admitió que el presidente y la vice “hace semanas que no se hablan”.

Alberto y Cristina Fernández, aunque él es el primer mandatario y ella la vicepresidenta, son una pareja política muy peculiar. Están sentados en la Casa Rosada desde diciembre del 2019, apoyados por una coalición, cuyo nombre suena un poco irónico: El Frente de Todos.

Pareciera que Cristina lo lee así, literal, y ejerce el poder sin mucha lealtad a su socio, quizás porque ella define el “todos” como un rompe filas para tener sus propias interpretaciones de cómo se maneja el país.

“Cristina se devoró a Alberto”, decía en diciembre, en la que sería su última entrevista en el diario La Nación, el comediante Enrique Pinti, un mordaz retratista de la política argentina y que murió el fin de semana pasado en Buenos Aires.

Y agregaba: “Cuando salió la fórmula de Alberto y Cristina pensé ‘bueno, van aprendiendo un poco’, porque entre ella, que es muy nerviosa -por decirlo de alguna manera-, es muy de ponerse los trapos de madre coraje cada vez que habla, y el otro que es un señor burgués, simpático, divino, un buen muchacho, que no mata una mosca; pensé, si ella lo eligió –porque la que manejaba el poder era Cristina- es porque se habrá avivado que con su manera no se llega a ninguna parte más que a la catástrofe”.

Y andan cerca del desastre. La grieta entre ambos Fernández tiene todo que ver con la situación económica, y se hizo patente cuando los senadores y diputados, que responden a la expresidenta, votaron en contra el acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda de 45 mil millones de dólares que tiene Argentina.

Con una inflación que supera el 50%, el destacado escritor y periodista de Clarín en Buenos Aires, Daniel Santoro, señala que Gabriel Boric se encontrará con una Argentina en crisis política, económica, financiera y social, como nunca se había visto desde la renuncia en el 2001 del expresidente de la alianza entre la Unión Cívica Radical y el Frepaso, Fernando de la Rúa.

Pero el Presidente chileno sabe que tiene que hacerse el leso con la nula onda que existe entre los Fernández; además, entre ambos líderes, sabrá elegir al que corresponde, y en este caso, su par es don Alberto. La idea es alejarse lo más posible del kirchnerismo, dicen en La Moneda y, por el contrario, mantener el foco en presentar a Boric como líder de una nueva izquierda latinoamericana.

La posibilidad de un viaje a alguna de las provincias quedó desechada, y el grupo que acompaña al Presidente Boric se concentrará en encuentros con distintos representantes de actividades económicas y culturales, como también dirigentes de las madres de Plaza de Mayo y agrupaciones feministas.

El martes 5 inaugurará el foro empresarial del comité de comercio Argentina-Chile. El acto oficial más simbólico es la conmemoración del Abrazo de Maipú, y el más distendido es un concierto con artistas como Manuel García, Inti Illimani y Víctor Heredia, entre otros.

Las ceremonias oficiales son siempre puestas en escena de buena crianza. Lo que de verdad interesa es qué conversan los presidentes a solas. Y cabe preguntarse si el tema sobre denominar Wallmapu a una parte del territorio, como lo hace la ministra Izkia Siches, cuestión que empieza a irritar a algunos argentinos, estará arriba de la mesa.

El auditor general de la nación, Miguel Angel Pichetto, es una de las autoridades que ha protestado en redes sociales: “Rechazo profundamente la pretensión secesionista conocida como ‘Wallmapu’, que el gobierno chileno de Boric está legitimando. Se trata de reconocer a gran parte del territorio argentino y chileno, como una nación pseudo mapuche independiente”.

La delegación que acompaña al Presidente Boric, que marca el debut de su embajadora en Argentina, Bárbara Figueroa, está compuesta por 5 ministros y ministras de Estado, además de parlamentarios y el presidente de la Corte Suprema, entre otros. La cantidad y el nivel de las autoridades que viajan, son una señal de la importancia que el gobierno le da a esta primera visita al extranjero.

Y como añade Santoro con picardía, la comitiva que acompaña al mandatario chileno no solo buscará reforzar lazos y abrir nuevas relaciones, también podrá comprar libros, discos y un buen vino por muy bajo precio. Un dólar en el mercado negro se vende a 202 pesos argentinos, el doble del valor del oficial, y por solo dos dólares se podrán llevar un buen Malbec.

Andrea Vial