Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 25 de septiembre de 2022

¿Inmunidad diplomática?

Paula Comandari Paula Comandari

Es de los amigos más cercanos del presidente Gabriel Boric y uno de los que empujó la idea de convertir al Movimiento Autonomista en partido político. Abogado e ilustrador, Javier Velasco desarrolló parte importante de la gráfica del Frente Amplio y es primera generación de su familia en ingresar a la educación superior.

Paula Comandari

La intervención de Javier Velasco (36) en la organización Economía Forum, en Madrid, justo cuando el presidente Gabriel Boric exponía en la Asamblea General de las Naciones Unidas, no dejó indiferente a nadie. El embajador de Chile en España señaló a viva voz que el estallido social del 18 de octubre de 2019 fue una “reacción a los 30 años de políticas que profundizaron la desigualdad” generando indignación entre los representantes de la ex Concertación, quienes además argumentan que el enlace de nuestro país en España vuelve a dividir a los chilenos y debilita al presidente, en el preciso momento que el mandatario intentaba hacerle un guiño al sector, recalcando que en esos años se disminuyeron de manera relevante los índices de pobreza.

Aunque pasaron algunos días, el Presidente Boric salió a blindar al abogado de la Universidad de Chile, uno de los hombres a quien considera parte de su círculo íntimo y a quien tildó como “su pepe grillo” en un discurso que hizo cuando era líder estudiantil del plantel académico.

Pero el institutano Javier Velasco fue incluso más allá: recalcó en el encuentro empresarial que nuestro país iba a aprobar en noviembre la modernización del acuerdo con la Unión Europea, un tema que aún no ha sido despejado públicamente por La Moneda, pero que se había conversado de manera reservada entre altos personeros de gobierno.

Si bien en el Ejecutivo le bajan el perfil a sus declaraciones, señalando que “van en línea con lo que ha señalado el mandatario y la canciller Antonia Urrejola”, lo cierto es que desde el ministerio de Relaciones Exteriores tuvieron que llamarlo para solicitarle más prudencia en sus próximas intervenciones.

Militante del Movimiento Autonomista fue en la Universidad de Chile donde Velasco estrechó lazos con Gabriel Boric, con quien comenzó a darle vida a este grupo de estudiantes, muchos ñuñoínos y con impronta territorial, cuyo gran desafío era acercarse a las bases. A este lote que llegó a tener cinco mil miembros, se les sumó el director del Servicio Nacional de Migraciones, Luis Eduardo Thayer; la actual delegada presidencial de la Región Metropolitana Constanza Martínez; Irina Karamanos, Constanza Schonhaut, Jorge Sharp y Gonzalo Winter, de quien Velasco fue asesor legislativo en su primer período como diputado.

El embajador fue primera generación de profesionales de su familia. Mientras estudiaba su master en Berkeley, se encargó de armar “la política exterior de la agrupación”. “Era quien aglutinaba a las personas afuera y pieza principal en la elaboración de los elementos ideológicos que como grupo iban a defender”, dice uno de quienes participó en el movimiento.

De hecho, se comenta que él fue estratégico en potenciar la tesis de entrar a la institucionalidad; convertirse en partido político y construir alianzas con otros sectores, algo que entró en tensión con quienes empujaban justamente la idea contraria de la mano del alcalde de Valparaíso.

Fue la postura de Velasco la que prevaleció. Y entonces nació Convergencia Social, en donde el abogado ocupó diversos cargos, desplegando así su faceta más desconocida: es artista visual e ilustrador, y dirigió equipos gráficos y programáticos del Frente Amplio, incluido el primer logo del frente y la incursión presidencial de Gabriel Boric.

En 2018 no sólo fue junto a Inti Salamanca, abogado representante de un grupo de parlamentarios que intentaron destituir al fiscal nacional Jorge Abbott -por negligencia grave que exige la Constitución y la Ley Orgánica, caso en el que además tuvo que litigar-, sino que además fue quien ideó la gráfica con la que infructuosamente intentaron ver caer a la cabeza del Ministerio Público.

Quienes conocen de cerca a Velasco, sin embargo, saben que su veta está en las ideas. Su última incursión popular fue convertirse en candidato a Consejero Regional (Core) por Santiago Norte, bajo el slogan velasCore, carrera que perdió, aunque sus cercanos afirman que competir fue una decisión de Convergencia Social para marcar presencia y subir el conocimiento del partido.

Dicen que es un gran conversador, muy curioso intelectualmente y de grandes tesis políticas, por lo que muchos proyectaban para él un lugar en el segundo piso de la administración Boric. Por lo mismo, varios se sorprendieron cuando fue designado embajador, la razón puede estar en que es un lugar estratégico para el Frente Amplio, pues es allí donde se forjaron los lazos con el Partido Podemos, y el presidente quería en ese lugar a un personaje en quién confía y respeta profesional e intelectualmente.

Además, entre sus cercanos, afirman que Velasco estaba pintado para un cargo diplomático porque es “laico ideológicamente” y porque nunca dudaría en asumir al personaje que se requiere en un momento determinado. Por lo que convertirse, por ejemplo, en un embajador cuyo foco es generar puentes para atraer inversión extranjera a Chile es algo que hace con interés, energía y sin complejos. Quienes lo conocen dicen que hoy vive su momento más complejo: porque incomodar al Presidente Gabriel Boric nunca ha estado más lejos de su propósito.

Paula Comandari