Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 24 de julio de 2022

La fórmula de Marcel para hacer viable el sistema de pensiones

Paula Comandari Paula Comandari

Al ya sabido aumento de la cotización de los chilenos, Hacienda puso el foco ahora en los independientes que hoy están fuera de la red. Ese es el modelo que idea el ministro Marcel para mejorar las pensiones y recuperar el mercado de capitales golpeado por los retiros previsionales. Aquí, las principales directrices del plan.

Paula Comandari

Dicen que Mario Marcel es el único de quienes trabajan en la reforma previsional del gobierno que tiene “el mono” completo de cómo dar sustentabilidad al sistema de pensiones, cuyo forado por los retiros del 10% fue de US$ 50 mil millones, cerca del 18% del PIB del país.

Recuperar el mercado de capitales no es un acometido sencillo. Por eso, el ministro de Hacienda trabaja de lleno en el diseño de una fórmula que le permita viabilizar un nuevo modelo. Y de paso, recuperar el lugar donde se encuentran oferentes y demandantes de recursos, sitio en donde se concreta la capitalización de los fondos de los cotizantes para obtener niveles altos de rentabilidad, a modo de ir generando pensiones más dignas.

El ministro trabaja de lleno en el diseño de una fórmula que le permita viabilizar un nuevo modelo. Y de paso, recuperar el lugar donde se encuentran oferentes y demandantes de recursos

El tema fue protagonista del último Chile Day de esta semana. Allí, empresarios plantearon dudas sobre la posibilidad real de recobrar los flujos previos a la pandemia, considerando un escenario económico tan complejo. En el encuentro con altos ejecutivos extranjeros, el titular de Hacienda reconoció que el problema actual es gigante y que, sin una reforma al sistema, el mercado de capitales podría recién recuperarse en 14 años.

El titular de Hacienda reconoció que el problema actual es gigante y que sin una reforma al sistema, el mercado de capitales podría recién recuperarse en 14 años.

Pero en un intento por tranquilizar al mundo inversor, el jefe de la billetera fiscal señaló que la idea de la administración Boric es materializar una técnica que permita volver a los niveles pasados en 7 años, lo que es crucial si el desafío es entregar mejores pensiones cuando las personas jubilen.

El plan considera aumentar el nivel de cotización de los trabajadores dependientes, con un 6% a cargo del empleador que se dividiría en dos: un 3% para pagar pensiones más abultadas, y el otro 3% iría directo a capitalización colectiva solidaria, lo que sumado al 10% individual incidiría sobre la profundidad del mercado de capitales.

En el proyecto del gobierno se contempla la participación de gestores privados para el 10% de cotización con cargo a los trabajadores, pero ya no operarán como administradoras de fondos de pensiones, sino que como gestores de recursos: la idea del cambio de nombre es dejar bien en claro que en el nuevo escenario no habrá presencia de AFP’s.

Hay un tema que el ministro trabaja bajo total secreto y que ayudaría a incrementar el nivel de dineros. El secretario de Estado está ideando la manera de aumentar la cotización de los independientes.

Pero hay un tema que el ministro trabaja bajo total secreto y que ayudaría a incrementar el nivel de dineros. El secretario de Estado está ideando la manera de aumentar la cotización de los independientes, con distintos focos. Uno de ellos es crear un mecanismo que simplifique el proceso para quienes no son trabajadores dependientes, de los cuales un 75% trabaja de manera informal. O sea, sin boleta.

Dice Mario Marcel que “en contraste con los dependientes, donde todo el trámite lo hace el empleador sobre la base de remuneraciones regulares y reguladas, en el caso de los independientes requiere que sean ellos los que se encarguen del proceso, con una bajísima proporción de cuenta propia que declaran y cotizan”.

El ministro se refiere a un mundo bastante extenso: pescadores, taxistas, artistas, feriantes y jardineros, entre otros, que para poder cotizar deben declarar ingresos, calcular porcentajes y pagar comisiones, lo que lo convierte en un proceso engorroso que no contribuye a que los ciudadanos aporten.

Desde el gobierno proyectan crear una plataforma única que lidere todo el sistema, y que en específico, se encargue de generar ideas creativas para “atrapar” a los independientes con iniciativas que los empujen a “invertir en la vejez”.

Por lo mismo, desde el gobierno proyectan crear una plataforma única que lidere todo el sistema y que, en específico, se encargue de generar ideas creativas para “atrapar” a los independientes con iniciativas que los empujen a “invertir en la vejez”. Incluso, dicen en el gobierno, el diseño incluye la implementación de un servicio que permita que las personas lo hagan automáticamente a través de la cuenta Rut del Banco Estado.

Eso porque, en visión del equipo previsional, “ya hay dos premios Nobel de Economía que demuestran que las costumbres, facilidades, creencias y confianzas son más poderosas que los incentivos económicos para cambiar el comportamiento humano”. Aun así, la duda que varios tienen es si eso realmente ayudará a aumentar el compromiso de cotizar, cuando muchos apenas llegan a fin de mes con sus ingresos y no aportan simplemente porque no les alcanza.

La idea del Ejecutivo es ir más allá: pretenden asociar el pago regular para la vejez a ciertos beneficios a los que, hasta ahora, sólo tienen acceso los empleados dependientes.

En todo caso, la idea del Ejecutivo es ir más allá: pretenden asociar el pago regular para la vejez a ciertos beneficios a los que, hasta ahora, sólo tienen acceso los empleados dependientes, de manera que opere como un incentivo, sobre todo para los miles de chilenos que funcionan como trabajadores por cuenta propia y que no cotizan, pese a que tienen un promedio de ingresos muy similar a los dependientes.

El plan es entregar diversos beneficios sociales, como una asignación familiar, un plan de protección de salud o seguro de accidentes de trabajo. Esto, con el fin de estimular que más personas ingresen al sistema y aumentar el promedio de cotización de los chilenos, que hoy alcanza un 51% de su vida laboral, a 60% en los próximos años.

¿La meta final? Instalar un sistema que pueda cubrir las contingencias de la vida de los ciudadanos, incluyendo la incapacidad laboral y enfermedades profesionales; que se prevenga el riesgo de pobreza en la vejez; y que se genere una buena tasa de reemplazo -que hoy es cercana al 35%- respecto de los últimos sueldos de las personas. Así, la idea es llegar a un mejor estándar, cercano al 70%, de modo que la nueva realidad, al final de la vida, no sea demasiado distinta a la acostumbrada por los chilenos.

Paula Comandari