Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 17 de abril de 2022

La revancha de la KGB

Angélica Bulnes Angélica Bulnes

Parece una novela de espías, pero lamentablemente es una historia demasiado real sobre cómo llegó al poder el personaje que tiene al mundo en jaque. Se trata del libro "Los hombres de Putin".

Angélica Bulnes

Desde que Rusia invadió Ucrania, Estados Unidos, Europa y el Reino Unido han salido a la caza de los oligarcas de ese país. La lista de sanciones en contra de Vladimir Putin han incluido cercar financieramente a millonarios que crecieron a su alero, se dispersaron por los países occidentales y se hicieron conocidos por sus yates, fiestas y derroche, pero también por los vínculos que establecieron en otras sociedades. Nadie ha contribuido más a mostrar el papel que juegan estos personajes en la escena política mundial y en el ascenso del poder de Putin que Catherine Belton.

Esta periodista, que hoy vive en Londres, fue por años la corresponsal en Moscú del Financial Times y se dedicó a rastrear el ascenso de Vladimir Putin, y cómo un grupo de ex hombres de la KGB renació a partir de las cenizas de la Unión Soviética. Para entenderlo tuvo que retroceder a los 80 y seguirle la pista a Putin desde que trabajaba como espía soviético en la ciudad de Dresde, en Alemania del Este.

En esos años, él y varios otros destacados miembros del siloviki, un término que significa “hombres fuertes” y designa a una generación que perteneció a los servicios de inteligencia y que es parte del entorno del líder ruso, aprendieron a lavar dinero para financiar operaciones, a burlar los embargos, a hacer alianzas con grupos terroristas o criminales y a sembrar la desinformación. Una serie de lecciones que, tras la desintegración de la URSS, pondrían al servicio, ya no de la nación, sino de su propio ascenso y enriquecimiento personal, en un escenario completamente nuevo.

La periodista siguió el rastro de los fondos y fue descubriendo una intrincada red de conexiones, alianzas y mucha pero mucha corrupción. Todo ese material está en su libro Los hombres de Putin que la semana pasada se publicó en español.

El libro es tremendo y lo es en varios sentidos, empezando porque tiene 912 páginas. También porque es un gran esfuerzo de reporteo, que implicó buscar documentos en distintas partes del mundo y conseguir entrevistas y datos, eso sí muchas veces en off, con gente amenazante o amenazada. Pero, sobre todo, es tremendo por lo que cuenta: cómo Putin y sus aliados sufrieron silenciosamente en los años noventa el poder de Boris Yeltsin y su círculo de millonarios pro occidentales, y de qué forma complotaron para sacarlos de en medio.

Es tremendo por lo que cuenta: cómo Putin y sus aliados sufrieron silenciosamente en los años noventa el poder de Boris Yeltsin

No fue una operación que Putin diseñó solo, pero fue el hombre que estuvo dispuesto a ejecutarla con más sangre fría. Ya instalados en el Kremlin, los siloviki se fueron apoderando de los recursos económicos y políticos del país, y usaron su recién adquirido poder financiero para penetrar otros países, incluidos Estados Unidos y Europa.

Un momento fundamental de la historia es cuando Putin, ya presidente, disciplinó a los poderosos oligarcas de la era Yeltsin y les advirtió también a los que estaban surgiendo con su administración quién mandaría. Para eso en 2003 metió preso por más de 10 años al más poderoso de todos, Mijaíl Jodorkovski, dueño de la petrolera Yukos. Una vez caído él, cualquiera podía caer.

En 2020, cuando el libro apareció en inglés, recibió muy buenas críticas y fue escogido entre los títulos del año por la revista The Economist y los diarios The Financial Times y The Telegraph. Los aplausos no salieron gratis: la periodista y la editorial británica del libro, HarperCollins, fueron demandados por la petrolera estatal rusa Rosneft y por distintos millonarios, entre ellos, Roman Abramovich.

Según Belton, el conocido oligarca petrolero compró el Chelsea Football Club en 2003, por orden del Kremlin y su amigo Putin. Abramovich lo niega y la acusó de difamación y exigió que se retractara. Después de una larga batalla judicial, que le costó más de un millón y medio de libras esterlinas en defensa a la editorial, a fines del año pasado llegaron a un acuerdo. La autora y HarperCollins reconocieron que el libro contiene “alguna información inexacta”, y acordaron hacer algunas correcciones y agregar comentarios de Abramovich en nuevas ediciones.

Paralelamente, la periodista dijo que se sintió como la víctima de una guerra y que fue persistentemente bombardeada. La editorial agregó que Belton fue atacada por oligarcas y compañías con “enormes recursos a su disposición” y destacaron su "conocimiento, tenacidad y valentía".

La invasión rusa a Ucrania ha vuelto a poner en primera plana el comentado libro que estuvo entre los más vendidos en el Reino Unido en el mes de marzo, y se apuraron las traducciones a otros idiomas. Ahora, los voluminosos ejemplares editados bajo el sello Península, deberían estar subiéndose al barco que los traerá desde España a Chile.

Angélica Bulnes