Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 15 de mayo de 2022

Las dos maneras de votar apruebo

La semana pasada revisamos los escenarios que se abren de ganar el rechazo en el plebiscito del 4 de octubre. Esta vez miraremos a quienes votarán apruebo, donde se advierten ya dos grupos bien definidos. He aquí cuáles son y en qué se diferencian.

Andrea Vial

Una pregunta que circula soterradamente entre el mundo político es con qué grado de entusiasmo votarán apruebo los que ya tienen su decisión tomada. Esos mismos que en el plebiscito de entrada enarbolaron banderas, participaron en la franja de televisión y salieron a celebrar la noche en que se conocieron los resultados.

Una pregunta que circula soterradamente entre el mundo político es con qué grado de entusiasmo votarán apruebo los que ya tienen su decisión tomada.

Era la primera vez que se le consultaba a la ciudadanía si quería una nueva Constitución. El 78% dijo sí.

¿Qué imaginó la mayoría que votó apruebo?

“Detrás del apruebo de octubre confluyen la esperanza, además de razones e intereses de distinta índole, no todas armónicas entre sí”, señala el abogado y analista político, Jorge Navarrete. Y añade: “Por ejemplo, la idea de mejorar la calidad de vida, pero también corregir la injusticia y desigualdad que había llegado a niveles intolerables”.

De ahí que Navarrete concluye que existía la ilusión de reconstruir un pacto común. “Sin embargo”, explica el abogado, “lo que tenemos hoy es el reverso de lo que Fernando Atria definió como la Constitución tramposa, refiriéndose a la que actualmente rige. El borrador del nuevo texto -explica Navarrete- no solo establece las reglas del juego, sino también una única manera de jugar el partido. En síntesis, “no hemos creado la casa de todos”.

Su interpretación es mucho más mayoritaria de lo que los que votaron apruebo en el plebiscito del 2020 se atreven a reconocer. Y las frases para el bronce circulan con una mueca de resignación. Una de las mejores: “la plurinacionalidad va a ganar en Ñuñoa y perderá en la Araucanía”.

Puede sonar irónica, pero los mismos que la sostienen con cierta angustia, la explican. Y la raíz -señalan- está en la total desconexión de los convencionales con la realidad social. “Entraron en un micro clima, se desconectaron de la existencia y se creyeron el pueblo. Este será un apruebo vergonzante”, dice un miembro del Partido Socialista que no se atreve a reconocer esta idea en público.

Otro político, de la Democracia Cristiana, también bajo anonimato, expresa: “A la gente esto no le hizo sentido, lo vemos en las salidas a terreno. Sienten que ésta es nuevamente una discusión de la elite. Nadie va a leer el texto. La gente está chata con la violencia. Los adultos mayores están muertos de susto. No quieren inestabilidad”.

Navarrete lo resume así: "Aquí hubo una subvaloración del individualismo como parte del sentido común ciudadano".

Pero por muy críticos que aparezcan algunos de los partidarios duros del apruebo, eso no significa que no apoyarán el nuevo texto el 4 de septiembre.

Pero por muy críticos que aparezcan algunos de los partidarios duros del apruebo, eso no significa que no apoyarán el nuevo texto el 4 de septiembre. Y muchos lo harán con total pasión, como la diputada del Frente Amplio, Catalina Pérez. “Entre nosotros hay una convicción entusiasta por el apruebo”, dice la ex presidenta de Revolución Democrática.

“Hay un sector cuyo relato es defender la nueva Constitución versus la del 80”, señala Pérez. “Pero sin desmerecer el valor simbólico que tiene, creo que eso no es lo más importante. Lo más relevante es el avance hacia el estado de bienestar mediante la garantía de derechos, como educación, salud, vivienda y seguridad social”, remata.

La diputada Karol Cariola está en la misma línea. “El cambio en nuestro país es necesario y lo que nos va a proponer la nueva Constitución son cambios que nos permiten avanzar hacia un país más democrático, que reconoce su multiculturalidad, que reconoce a los pueblos indígenas y que garantiza derechos desde la Constitución”, señala la militante del Partido Comunista.

Con más o menos fanatismo, los representantes de las coaliciones gobernantes saldrán a hacer campaña por el apruebo. “Y tiene que ser muy ciudadana”, acota la diputada Cariola. “La idea es que emerja desde los movimientos sociales, pero también desde la diversidad política de los partidos y los representantes públicos”.

Su compañera parlamentaria, Catalina Pérez, agrega: ”Tenemos que destacar que esta es la Constitución que pone fin a los abusos. El cierre del ciclo post dictadura y transición, al ciclo de construcción de la sociedad de bienestar”.

En lo que varios parecen estar de acuerdo es en esconder a los 154 convencionales el día que se cierre el proceso. La idea es presentar el texto desnudo, sin los apoyos explícitos de quienes lo construyeron.

En lo que varios parecen estar de acuerdo es en esconder a los 154 convencionales el día que se cierre el proceso. La idea es presentar el texto desnudo, sin los apoyos explícitos de quienes lo construyeron.

Acá pagan justos por pecadores. Los sensatos por los estridentes; los serios por los que votan desde la ducha; y los que se quemaron las pestañas por buscar acuerdos, por los que se jugaron por causas personales.

“Lo que se va a presentar para la aprobación es mejor a lo actual”, concluye Navarrete. “Porque en el apruebo sí hay horizonte, se puede corregir, enmendar, acomodar. En cambio, con el rechazo no hay luz al final del túnel”, dice el abogado.

Para quienes tendrán la tarea de idear el guion del apruebo, la única forma de vender bien la nueva Carta Magna pasa por reconciliar a los ciudadanos de las marchas de octubre con el texto.

Para quienes tendrán la tarea de idear el guion del apruebo, la única forma de vender bien la nueva Carta Magna pasa por reconciliar a los ciudadanos de las marchas de octubre con el texto. Algo así como lograr que se genere afecto por ese conjunto de normas y principios. Y para quienes están desilusionados, pero sienten que no les queda otra que aprobar, tendrán que releer el “Decálogo del artista”, de Gabriela Mistral: “De toda creación saldrás con vergüenza, porque fue inferior a tu sueño”.

Andrea Vial