Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 24 de abril de 2022

Las lecciones que deja el caso Netflix

Paula Comandari Paula Comandari

¿Por qué una empresa que revolucionó la industria del streaming en todo el mundo cae en una crisis sin precedentes, con la proyección de perder 2 millones de usuarios a mitad de año, y dilapidar buena parte de su valor bursátil esta semana? Aquí, algunas claves para entender el fenómeno.

Paula Comandari

Durante diez años Netflix no hizo más que crecer. Fue un hit en el mercado de la entretención, sumando año a año nuevos usuarios en cada uno de los rincones del planeta. Pero este 2022 ocurrió lo que no había sucedido en la década: en los últimos tres meses, 200 mil suscriptores cerraron sus cuentas y se cree que millones se fugarán en los próximos meses.

En los últimos tres meses, 200 mil suscriptores cerraron sus cuentas y se cree que millones se fugarán en los próximos meses.

Un panorama letal para una compañía que hasta hace poco tiempo se jactaba de ser única e inigualable. Según sus ejecutivos, los nuevos actores en la industria no eran competencia y absolutamente nada podía derrumbarlos. Sin embargo, las cosas no salieron como ellos pensaban. ¿La gran dificultad? La empresa no logra sumar nuevos suscriptores. Razones hay varias.

Primero, hay grandes mercados -como Estados Unidos y Canadá- que están saturados y se piensa que la empresa no transparentó que eso mismo ocurre en varios otros países, por lo que se hizo cada vez más duro poder escalar.

En segundo lugar, la competencia sí era competencia, y hay quienes consideran que la oferta de Netflix ya no es tan buena ni tan variada; por tanto, están disponibles para apostar por otras compañías que ofrecen, por el mismo precio, nuevos contenidos.

Está Amazon Prime, HBO Max, Apple Plus y varios otros que, además, tienen una amplia ventana de negocios, atractivos para clientes ansiosos de tener más y más beneficios, y que a diferencia de Netflix pueden sobrevivir sin números azules por un tiempo más largo, porque lo compensan con sus negocios tradicionales.

Por lo mismo, Netflix hoy debe repensarse. Primero mirar -ahora sí- a esa competencia y ver que en el panorama actual habrá que ofrecer un paquete más amplio, que incluya, por ejemplo, juegos y regalos que permitan fidelizar a los clientes. Ese es parte del plan.

También están explorando, a un ritmo acelerado, un cambio profundo en el modelo de negocio. Esto es emitir publicidad, cuestión a la que hasta ahora se habían resistido. Todo sea por sumar. “Es necesario ofrecer planes más baratos, cuando la gente esté dispuesta a enfrentarse con la publicidad en la plataforma”, dicen desde la firma.

Pero ¿servirá como estrategia para ganar nuevos suscriptores? Netflix dice que están analizando todas las variables para salir de esta crisis, que acaba de provocar que el multimillonario inversionista neoyorkino, Bill Ackman, vendiera su participación en la compañía. Lo hizo sólo meses después de haber comprado las acciones y sabiendo que la venta ahora lo haría perder $ 400 millones de dólares.

Además, esta semana Netflix vio caer su valor de mercado en US$ 54 mil millones, y arrastró a otras empresas tecnológicas, como Warner Bros Discovery, propietaria de HBO Max; Walt Disney y Paramount Global.

Esta semana Netflix vio caer su valor de mercado en US$ 54 mil millones, y arrastró a otras empresas tecnológicas.

Por eso, la situación de Netflix es un llamado de atención para la industria en general, que ahora compite codo a codo por quedarse con los clientes. Esto ocurre, dicho sea de paso, en un momento estratégico: la guerra en Ucrania, que le provocó a la compañía una pérdida de 700 mil usuarios por cerrar sus puertas en Rusia, ha generado un aumento de precios de productos básicos. Un escenario que repercute en el negocio de la entretención, porque los usuarios ahora -por necesidad- han cortado suscripciones, tal como lo reconocieron los mismos ejecutivos de la empresa.

Por eso, la industria del streaming ya está incorporando la idea de que el negocio es bastante menos atractivo de lo que se pensaba. De hecho, en Wall Street dicen que lo de Netflix es una mala noticia también para sus competidores.

Con todo, en la empresa aseguran que una buena manera de aumentar el número de suscripciones y sortear la crisis es poner un freno a la cantidad de usuarios que comparten sus claves. Aseguran que son unos 100 millones de usuarios. Por lo mismo, comenzó un piloto en Latinoamérica para hacer que quienes hoy están colgados a una cuenta, paguen un monto pequeño por la suscripción.

La pregunta es si eso es suficiente para poner nuevamente a la compañía entre los grandes jugadores y si logran así sortear los problemas de contenido, parte del porqué una parte de sus clientes han arrancado. Es cierto que esta semana Netflix tocó fondo, pero aún tiene más de 200 millones de usuarios, lo que debiese permitirles salir de la crisis, aun cuando la recuperación parezca cuesta arriba.

Paula Comandari