Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 30 de octubre de 2022

Los detalles del nuevo Partido Demócrata de Chile

Paula Comandari Paula Comandari

Éste es el nombre tentativo de la nueva agrupación que esta semana lanzarán los ahora ex DC Ximena Rincón y Matías Walker, la cual pretende conquistar a la centroizquierda por el Rechazo. En los últimos días han estado definiendo los principios del partido y cuál será la apuesta en el futuro.

Paula Comandari

Apenas ganó el Rechazo, el 4 de septiembre pasado, los senadores Matías Walker y Ximena Rincón sabían que debían tomar una decisión que durante mucho tiempo habían masticado sin concretarla: renunciar a la Democracia Cristiana, un partido en el que han militado durante décadas, pero que hace mucho tiempo había dejado de identificarlos.

Hasta último minuto, dicen, intentaron dar la pelea desde dentro de la DC, pero la inacción de la directiva interina y algunas intervenciones como la del senador Francisco Huenchumilla y su afán de que el partido participe en el gobierno de Gabriel Boric, terminaron por desalentarlos.

Así, después de varias conversaciones, ambos parlamentarios acordaron materializar la renuncia, cuestión que hicieron –con profundo dolor, señalan- en la mañana del pasado jueves, ya decididos a lanzar el que hasta ahora han bautizado como Partido Demócrata de Chile. El nombre lo registró el ex senador y constituyente Felipe Harboe, quien, dicen, se los cedió a esta dupla que aún discute si será el nombre definitivo.

Se trata de una agrupación que pretende conquistar a un sector que quedó huérfano de los tradicionales partidos con los que hasta ahora se identificaban en el proceso constituyente. La idea, entonces, es hablarle a ese mundo y ofrecerles una alternativa.

Para pavimentar el camino y sumar nombres, lo primero que hicieron fue crear un whatsapp que bautizaron como “Equipo Demócrata”, a partir del cual comenzaron a organizarse. A quienes han ido convenciendo de sumarse a este nuevo camino político, los agregan al chat, una vía para comunicarse de manera expedita, agendar encuentros virtuales y presenciales, además de ser un lugar donde los distintos participantes pueden dar ideas.

A este canal se unió el ex superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, quien muchos equivocadamente apostaron iba a firmar por Amarillos por Chile, dada su relación familiar con Cristian Warnken. Sin embargo, es uno más del lote “demócrata” que durante los últimos días se ha abocado en su tarea de definir los principios que guiarán al grupo, que en su ADN busca diferenciarse de la falange y también de Amarillos.

Si bien, entre los analistas políticos no ven diferencias ideológicas tan marcadas entre ambas organizaciones, Matías Walker afirma que la idea es convocar a un mundo mucho más amplio y que incluya distintas culturas: la socialcristiana, el socialismo democrático, los liberales progresistas y a cualquier movimiento social cuyos principios estén alineados al centro.

“La idea es que sea un partido donde existan menos ex diputados o ex ministros, y uno en donde los protagonistas sean una base más amplia de ciudadanos, que se abra a distintos estratos sociales y cuyo grupo etario tenga un foco entre personas de entre 25 y 50 años”, dice uno de los participantes. El desafío a futuro es lograr consolidar un grupo que le haga pelea al Frente Amplio y a los republicanos, así como lo hace el partido demócrata en Estados Unidos.

Si bien en algún momento dudaron en incorporar también a personeros de la centroderecha, al final coincidieron en que tanto la izquierda como la derecha tienen harta representación. Y lo que se requiere ahora es encontrar un grupo afiatado en el centro.

Hasta el jueves eran varios los que ponían en duda que Rincón y Walker decidirían dejar las filas de la DC. Por lo mismo, no muchos habían tocado las puertas. Desde el jueves, dice Walker, son muchos los que se les han acercado para integrarse al nuevo movimiento que busca consolidarse como partido político antes del nuevo proceso constituyente, aunque en el Servel afirman que es poco probable que logren hacerlo si las elecciones son en abril de 2023.

Es el mismo reto de Amarillos, otro de los grupos que ha buscado consolidarse en el centro y que está un poco más avanzado para llegar a la contienda de abril, según afirman. Si ellos logran ese cometido, se convertirán en una especie de chasis de los distintos movimientos sociales y agrupaciones que intentan convertirse en partido político, como el partido demócrata, para competir en la elección de constituyentes.

Quienes se consideran representantes de la centroizquierda por el Rechazo, incluidos Una que nos Una, afirman que la apuesta de los diferentes grupos que han surgido en el último tiempo es crear una coalición: transformarse en el Centro Demócrata, una idea que ha sido liderada por Harboe, y que les permitiría hacer pactos y listas en las nuevas elecciones que se avecinan, incluida una presidencial.

Es también la apuesta del nuevo partido demócrata, reconoce Walker, quien afirma que hay conversaciones con distintos personeros, pero ahora el primer paso es lanzar el partido esta semana, entre cuyos miembros estaría el ex presidente del Partido Radical, Carlos Maldonado.

Si bien hay conversaciones con los gobernadores Claudio Orrego y Patricio Vallespín, éste último reconoce que hoy están viendo la alternativa de crear un movimiento paralelo, aunque tampoco descarta que, a futuro, todas estas incursiones confluyan en una gran coalición.

Paula Comandari