Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 12 de junio de 2022

Qué dejó el encuentro del presidente y los empresarios

En su cita con ejecutivos de empresas extranjeras, el presidente Boric dijo justo lo que todos querían escuchar: que Chile necesita inversión, que es importante la estabilidad y que existen certezas jurídicas. Pero el empresariado tiene distintas aprehensiones que aparecen detrás de su gira en Estados Unidos.

Paula Comandari

La foto de Juan Sutil, cabeza de los empresarios, en el avión presidencial para asistir a la Cumbre de las Américas esta semana dejó a varios taimados en el sector. Afirman que estar tú a tú con el mandatario da una señal errónea de lo que vive el mundo empresarial en un gobierno que, según afirman, genera incertidumbre con sus banderas de transformaciones profundas.

Pero Sutil sabe que es donde tiene que estar. Porque viajar con el presidente no necesariamente significa compartir sus ideas ni las iniciativas que empuja. Sin embargo, sabe que tiene que llevarse con el presidente Boric y hacer de puente para que gerentes y directores de compañías, en este caso extranjeras, tengan la posibilidad de hablar o, mejor dicho, oír lo que dice -y no dice- el mandatario.

Había mucha expectación en conocer la agenda de un gobierno con caras y contenidos muy distintos a las coaliciones que han gobernado Chile los últimos 30 años. Y la interacción que tuvieron con él, dice un participante, fue positiva. Boric enfatizó los puntos que el empresariado quiere escuchar: responsabilidad fiscal, certezas jurídicas y una invitación total a invertir en un país que quiere que los extranjeros sigan operando aquí.

Hubo incluso espacio para compartir en el encuentro organizado por la Cámara Chilena Norteamericana de Comercio (Ancham). Algunos ejecutivos preguntaron. Todo en un tono políticamente correcto. De hecho, la intervención del presidente terminó, según uno de sus asistentes, con un aplauso cerrado. Pero la cita fue pauteada: no se permitió la presencia de la prensa y tampoco hubo espacio para preguntas libres.

La intervención del presidente terminó, según uno de sus asistentes, con un aplauso cerrado. Pero la cita fue pauteada: no se permitió la presencia de la prensa y tampoco hubo espacio para preguntas libres.

Por ejemplo, en el temario no estuvo la posibilidad de consultar por el proceso constituyente, según indica uno de los comensales. Ello muestra los límites que genera este tipo de eventos, que sirve para hacer conexiones o estrechar lazos, pero menos para conocer el termómetro real de las preocupaciones que existen al interior del mundo inversor.

Un ejecutivo acusa de abierta contradicción al gobierno. Porque mientras el presidente habla de certezas jurídicas en Estados Unidos, acá en Chile, dice, el Comité de Ministros frena la central de gas Andes LNG, una inversión de más de 600 millones de dólares; y también el relleno sanitario Centro de Manejo Ambiental Ñuble Sustentable, que involucra cerca de 5 millones de dólares.

Más allá de la foto, las buenas intenciones y las señales que intentó dar en el encuentro empresarial en Los Ángeles, acá hay aprehensiones, sobre todo entre las mineras que representan cerca del 25% de la inversión en nuestro país. 

O sea, más allá de la foto, las buenas intenciones y las señales que intentó dar en el encuentro empresarial en Los Ángeles, acá hay aprehensiones, sobre todo entre las mineras que representan cerca del 25% de la inversión en nuestro país. De hecho, varios manifiestan su molestia por la ausencia del gobierno en la Convención PDAC en Canadá, el mayor evento minero del mundo que tiene lugar la próxima semana.

“En esta oportunidad no habrá ni siquiera un stand chileno, ni vendrán autoridades como la ministra de Minería, como ha ocurrido siempre en el pasado. Con mucho esfuerzo decidieron mandar al subsecretario”, dice un ejecutivo del sector.

A esto se le suma el llamado de Boric a las firmas canadienses a que cumplan con los mismos estándares de las chilenas en sus inversiones en el país. La solicitud fue mal recibida, porque cualquier extranjero debe cumplir con reglas internacionales, recalcan.

Ahora no hay una voz única en el sector empresarial. Por lo general existe una disonancia entre las compañías globales y las locales, estas últimas pesimistas de la situación chilena. Aducen tener más conocimiento de lo que ocurre en el país que las firmas extranjeras. De la Convención Constitucional, de la reforma tributaria y de su forma de tramitación. “Se ha hecho sin conocer el texto final y sabiendo que hay varios cambios. Por ejemplo, no incluir una ampliación de la base tributaria como se había conversado”, dice Juan Sutil, son elementos que ponen en alerta al sector.

Además, los locales dicen estar más expuestos al riesgo de que la situación económica y política empeore, porque tienen una mayor parte de su patrimonio en activos en Chile. Por eso, un administrador de fondos resume la situación así: “No hay nuevas inversiones en Chile hasta previo aviso. Por lo menos, hasta que sepamos lo que pase con la nueva constitución”, sentencia.

El empresariado parece estar en stand by. Hasta que haya señales claras y contundentes del resultado de una nueva Constitución y de los cambios tributarios que se avecinan, contenido que se conocerá a fines de este mes.

En ese sentido, el empresariado parece estar en stand by. Hasta que haya señales claras y contundentes del resultado de una nueva Constitución y de los cambios tributarios que se avecinan, contenido que se conocerá a fines de este mes. Por eso, quizás, lo que más se escucha por ahora en el sector empresarial es que más vale la pena escuchar que invertir.

Paula Comandari