Click acá para ir directamente al contenido

book icon Domingo 11 de septiembre de 2022

¿Qué será lo que quiere el pueblo?

Kike Mujica Kike Mujica

Con una prontitud sospechosa los políticos han salido en masa a sacar conclusiones definitivas sobre los resultados del domingo. “Lo que la gente nos dijo…”, “lo que la gente quiere…”, “lo que no le gusta a la gente”. La ignorancia es atrevida dicen.

Enrique Mujica

El ejercicio de buscar con paciencia y pulcritud las razones de tamaño fenómeno electoral tiene un sentido: intentar -y recalco intentar- conducir la nueva deliberación constituyente hacia un texto que motive el Apruebo. Cuestión que muchos, con liviandad, dan casi por hecho.

Entonces, por ahora, las preguntas fundamentales son dos: ¿Por qué el rechazo arrasó? y ¿por qué hubo tamaña participación electoral?

Las respuestas a esas dos preguntas por ahora son imposibles, no obstante, para elucubrar hipótesis, nos ayuda revisar datos electorales objetivos y empíricos. Si el proceso continúa tal como parece -nueva Constituyente con plebiscito de salida- podremos realizar un ejercicio contrafactual con los resultados electorales del próximo acto. Pero eso ya será tarde si la política responde equivocadamente las dos preguntas antes mencionadas.

Vamos con algunos datos objetivos que dan pábulo a formularse preguntas:

I

La tasa de participación electoral fue de 86%. En términos porcentuales es la segunda más alta de la historia desde el plebiscito de 1988 (87.4%). En términos absolutos, por lejos es la mayor participación de electores en la historia de Chile. En la segunda vuelta entre Boric y Kast -voto voluntario- concurrió el 55.7% del electorado.

Un dato importante: es sabido que en las elecciones pasadas -con voto voluntario- la participación electoral en las comunas ricas fue superlativamente mayor a las comunas pobres.

Veamos La Pintana: su promedio histórico de participación bordeaba entre el 25% y el 37%. El récord lo alcanzó en la segunda vuelta del 2021, cuando Gabriel Boric ganó por 73%: en esa ocasión votó el 50,44% del padrón.

Pues bien: el domingo pasado sufragó el 88.06%.

En términos generales, la participación en los quintiles de ingresos bajos (87.4%) y de medio-bajo (87.6%) fue mayor al de los quintiles de ingresos altos (82.8%) y medio altos (82.7%).

Preguntas: ¿La obligación del voto gatilló la participación debido a la amenaza de una multa cuantiosa? ¿O fue qué la sociedad consideró que en la elección se jugaba algo superlativo y trascendental, a diferencia de anteriores elecciones? ¿O es la mezcla de ambas razones? ¿Y si consideró que era algo trascendental, por qué, qué se jugaban en este plebiscito?

Ojo: es altamente probable que el voto sea, de ahora en adelante, obligatorio.

II

Las esperanzas del Apruebo estaban en la alta votación que supuestamente podían alcanzar en las comunas populares, sobre todo en las de Santiago, las mismas que le dieron el triunfo a Boric en la segunda vuelta. Esta premisa tenía un ‘pero’: la duda sobre cuánta gente participaría.

Viendo los resultados electorales, pasó lo peor para el Apruebo: sí, votó mucha gente, como ya vimos, pero, ¡oh sorpresa! Optaron por el Rechazo.

Si revisamos la votación por quintiles, en el más bajo el Rechazo obtuvo, promedio, 75.1% y el Apruebo consiguió sólo el 24.9%. Es decir, la diferencia fue del 50.1%. En el quintil medio bajo, el Rechazó sumó el 71.3% versus el Apruebo que llegó al 28.7% (diferencia de 42.7%).

Veamos el quintil alto: el Rechazo obtuvo 60.5% y el Apruebo el 39.5%. La diferencia es más estrecha: 21.0%. En el quintil medio alto, el Rechazo promedió 64.4% mientras que el Apruebo fue 35.6% (diferencia de 28.7%).

Tomemos como ejemplo de nuevo La Pintana: En la segunda vuelta del 2021, votó el 50,44% del padrón. Boric obtuvo 50 mil votos (72,93%). Kast alcanzó 18.600 votos (27.07%). El domingo pasado, votaron Apruebo 54.705 personas (46.42%). Y por el Rechazo votaron 63.136 (53,58%).

El Rechazo obtuvo sólo 6 mil votos menos que la sumatoria de Boric y Kast.

Otro ejemplo: Recoleta, el reducto del alcalde Daniel Jadué. En segunda vuelta, Boric obtuvo 49.686 votos (65.90%) y Kast 25.705 (34.10%). El domingo el Apruebo obtuvo 54.028 (48.07) y el Rechazo llegó a 58.637 (51.93%). Más que el doble que Kast.

Nuevas preguntas: ¿Qué motivó a los sectores populares a manifestarse lapidariamente por el Rechazo? ¿Qué gatilló el texto en ellos para sufragar casi uniformemente en contra de la propuesta? ¿Cuán acoplado está el desempeño del gobierno con la votación por un texto constitucional? ¿Cuánto influyó la situación económica en el voto? ¿Por qué la promesa de derechos sociales no encendió adhesiones?

Estamos ad porta de otro proceso constituyente. Chile no resiste otro fracaso. Leer sin prisa pero tampoco sin pausa la elección pasada podrá ayudar a generar un texto más acorde con las necesidades y esperanzas de los chilenos.

Kike Mujica